La dura ruta hacia nuevas practicas tecnológicas